Noticias

Cómo hacer la salsa chimichurri

Cómo hacer salsa chimichurri

Hacer salsa chimichurri puede ser un placer para los amantes tanto de las labores culinarias como de la buena mesa. Antaño era una salsa circunscrita a las fronteras de tres países sudamericanos vecinos y con elementos culturales en común: Argentina, Uruguay y Paraguay. Pero, entre las muchas ventajas y bendiciones de la globalización, se ha extendido también esta delicia gastronómica con que podemos sazonar los más variopintos platos. Tanto para ensaladas, como para carnes, pescados, hortalizas, patatas, etc, esta salsa resulta un delicioso acompañante.

 

Otro de los rasgos de la salsa de que hablamos es que se considera emblemática de la cultura gastronómica de sus tres países considerados de origen, pero sobre todo de la Argentina. En sus ingredientes de elaboración se hallan el ajo, el perejil, el ají (variedad concreta de guindilla muy socorrida en América Latina, y que puede ser roja, verde o amarilla), la sal y el vinagre, aunque este último en las recetas primigenias era precedido por una salmuera, pues en los orígenes vagamente británicos de donde parece provenir el chimichurri no se estilaban los derivados vínicos traídos por los españoles. El origen de esta salsa parece estribar en las invasiones inglesas de territorio argentino en el siglo XIX, en que los soldados y filibusteros de la Corona británica pedían este aliño con la frase “Give me curry”… que se deformó en chimichurri. (Algún castizo rioplatense pretende que decían “Che, mi curry”, pero eso parece más improbable, dado el tradicional desinterés inglés por las lenguas extranjeras) .

 

A ello hay que agregar otra pintoresca teoría más, por cierto que bastante menos rocambolesca que las anteriores: la de que este sabroso aliño fue creado por el inmigrante irlandés James McCurry. Ante la imposibilidad  de encontrar en la Argentina su predilecta salsa Worcestershire, se dedicó a hacer chimichurri: es decir, cocinó otra salsa similar con los ingredientes disponibles en tales andurriales. El cariño popular bien pudo españolizar el Jim McCurry en Yimi Churri y de ahí en Chimichurri.

 

Sin embargo, eso no es todo, porque, como en Santo Domingo existe también una receta denominada chimichurris (especie de hamburguesa autóctona), ello ha dado lugar a conjeturas varias sobre vocablos o expresiones españoles o indoamericanos que se han perdido y sepultado en la prolija neblina del tiempo. El chimichurri bien pudiera pertenecer a ignoradas tradiciones prehispánicas, o a mestizajes culinarios entre determinadas tradiciones hispánicas renacentistas cruzadas con la cocina indígena. Quién sabe.

 

Cómo preparar esta salsa

 

Los ingredientes del chimichurri se pican a cuchillo en trozos muy pequeños, pero ojo: no se trituran, pues este corte forma parte fundamental de la consistencia de una salsa que también se emplea, por ejemplo, para marinados. La dificultad de preparación de este aliño es considerada nula por los especialistas culinarios. Los pasos e ingredientes básicos son los siguientes:

  • Se machacan cuatro dientes de ajo pelados en un mortero hasta que adquieren una textura de pasta.

 

  • Se añaden 100 gramos de perejil cortado y una cucharada de orégano, a ser posible frescos ambos.

 

  • Una cucharada de guindilla en pequeños trozos. Si no encontramos ají, vale la guindilla seca. Basta con desmenuzarla con los dedos; no precisa ser cortada con el cuchillo.

 

  • Media cucharada de laurel seco adecuadamente desmenuzado.

 

  • 1 cucharada de vinagre blanco.

 

  • Media cucharada de tomillo, a ser posible fresco, pues este ingrediente contribuye especialmente a aromatizar la salsa.

 

  • 100 ml de aceite de oliva o girasol

 

  • ¾ de cucharada de sal.

 

  • Pimienta molida al gusto

 

  • Para hacer chimichurri de la mejor calidad y más sabroso, también se recomienda dejarlo en la nevera durante dos días para que repose y se asiente bien el sabor.