Noticias

En Argentina, más de 1,5 toneladas de comida acaban en la basura

tirar comida a la basura

¿Sabías que, cada año, más de 1,5 millones de toneladas de comida en Argentina se tiran a la basura? Hablamos de alimentos aún comestibles que, por estar en una fecha próxima a su caducidad, se tiran por no poderse vender. Así lo dice el mismo Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Estos alimentos en buen estado y perfectamente tratados para poder comerse, son retirados de los supermercados y se tiran a la basura. Aunque es cierto que la ley no permite que existan mercados como el recién creado The Good Food en Alemania, dedicado a comercializar productos caducados pero en buen estado, merece la pena dedicar tiempo a crear medidas para evitar que tales cantidades de comida acaben en la basura, lo cual es un problema social del que en la actualidad existe poca preocupación.  

Si miramos porcentajes, la cantidad de comida que se tira es escalofriante. Si estos alimentos que no llegan a consumirse se suman los que se pierden en su etapa de producción, almacenamiento, procesamiento, transporte y distribución, tan sólo en Argentina se desechan unas 16 millones de toneladas de comida cada año, lo que representa el 12,5% de la producción agroalimentaria, siempre según cifras oficiales.

 

¿Qué podemos hacer ante este problema?

 

Al grave problema social (según el Instituto Nacional de estadística y Censos, el 32,2% de los argentinos es pobre y el 6,3% se encuentra en la indigencia) se une el impacto económico que esta situación supone. Productores y comerciantes se han puesto las pilas a través de outlets, góndolas especiales en los supermercados o promociones con este tipo de productos.

Un ejemplo de este tipo de medidas es Bimbo, empresa que vende sus productos a mitad de precio cuando estos esta próximo a su fecha de caducidad, y no solo en Argentina, sino también en España o Estados Unidos.

Otra de las medidas tomadas es la donación de este tipo de alimentos a organizaciones como el Banco de Alimentos, una ONG que distribuye víveres entre comedores y hogares.

Pese a estas medidas, todavía son muchos los clientes que temen comprar este tipo de alimentos por considerarlos potencialmente peligrosos para la salud. Lo cierto es que el problema de base se centra, quizá, en la educación de los consumidores. ¿Por qué no intentar cambiar el problema desde dentro y no desde un peldaño más alto?

¿Sabías que el fecha de caducidad indica el plazo en que un producto mantiene una calidad óptima según el fabricante pero que NO SIGNIFICA QUE SE DEBA DESCARTAR DE FORMA AUTOMÁTICA DESPUES DE DICHA FECHA?

Desde Pasiones Argentinas nos unimos a la causa de 'Valoremos los Alimentos' del Ministerio de Agroindustria. Muchos de nuestros menús tienen libre repetición. Come bien, come todo lo que quieras. Pero siempre con cabeza y de forma racional, prudente y sensata. No nos gusta tirar comida.

Valoremos lo que tenemos.