Noticias

Los mejores postres argentinos

panqueques de dulce de leche

La gastronomía argentina es muy rica, tanto de ingredientes como de sabor, pero, sin duda, la repostería es lo más destacado de la comida argentina por el resto del mundo, sobre todo el postre estrella: el dulce de leche.

 

Los postres argentinos han adquirido justa fama internacional por su exquisitez. Hemos de tener en cuenta que esta proviene del rico y mestizo legado cultural que caracteriza a la nación argentina: la tradición hispánico-criolla y su amalgama indígena-gaucha, la gran presencia italiana y de la masiva inmigración de muy variadas y dispares naciones europeas que se experimentó a partir de finales del siglo XIX y que ha dejado profunda e imperecedera huella en la identidad cultural argentina, etcétera.

 

Podríamos hacer un artículo interminable con las delicias culinarias que tiene Argentina, pero hemos seleccionado algunas que no te puedes perder:

 

Panqueques

Los panqueques son una especie de pan plano redondo salado o dulce, como los crepes, cuya masa base contiene usualmente leche, mantequilla, huevos, harina, levadura, azúcar, sal y opcionalmente, alguna esencia, como la de vainilla. Aunque pueden tener relleno salado, usualmente son dulces tomados como postres, siendo los más conocidos los que están rellenos de dulce de leche.

 

En Pasiones Argentinas puedes encontrarlos tanto rellenos de dulce de leche como de manzana flambeados con un toque de ron al momento. ¡Deliciosos! Son un postre argentino con dulce de leche particularmente renombrado y apetecido por los más refinados paladares y desde las más remotas latitudes.

 

Copa Don Pedro

 

Una de las copas de helado más pedidas en las heladerías de Argentina es la Copa Don Pedro. Esta copa está hecha a base de helado de la mejor calidad junto con una medida de alcohol, y en Pasiones Argentinas la hacemos como dice la receta original, con helado de vainilla y un toque de whisky. Es uno de los postres argentinos que acusa la honda influencia europeizante que tan indeleble impronta ha dejado en el país.

 

copa don pedro

 

Tarta Balcarce

La tarta Balcarce tiene una larga historia detrás, lo que hace de ella un plato histórico además de un postre exquisito.

 

Al principio de sus tiempos, alrededor de 1950, fue denominada “Imperial”. Su historia procede de la confitería París (en Balcarce), propiedad de Guillermo Talou, quien creó este postre. Años después, la receta sería vendida a una firma de Mar del Plata, donde se rebautizó con el nombre de Balcarce, debido a su procedencia. Es uno de los postres argentinos que provienen de la época de esplendor social del país (entre la segunda mitad de los 40 y principios de los 50), cuando la opulencia de los bolsillos y de las mesas era nota común, y se ofrecían las variedades gastronómicas más elegantes y sofisticadas. Un momento histórico en que Buenos Aires era una de las metrópolis más importantes del mundo, cuyo cosmopolitismo y refinamiento en muchos aspectos, se reflejaban también en los postres.

 

tarta balcarce

 

 

Alfajores

 

Estas dos galletas unidas por un delicioso relleno que puede variar de sabor según gustos es uno de los manjares argentinos más conocidos. Pueden estar rellenos de, cómo no, dulce de leche, pero también de chocolate, crema, frutas… Además, los alfajores pueden ir bañados en chocolate, y aunque los típicos son redondos y pequeños, pueden encontrarse de diferentes tamaños.

 

El alfajor (que nada tiene que ver con el dulce andaluz del mismo nombre) es un postre con dulce de leche que bien puede ser considerado como el estandarte de esta especialidad, tan propia del país de Cortázar y Gardel. Se consume masivamente a nivel popular, por lo que se ofrecen en las calidades, variedades y modalidades más variadas.

 

Una de las variantes más conocidas por ser la original son los alfajores de maicena, cuyas galletas están hechas con una base de maicena y mantequilla, y una vez horneadas, se rellenan de dulce de leche y una vez montada, se envuelven con una fina capa de coco rallado.

 

El alfajor constituye por sí mismo un verdadero e incontestable icono nacional de los postres argentinos, cuya historia se remonta a los primeros tiempos de la Independencia, por lo que es estimado como representativo, a nivel gastronómico, de uno de los fundamentos culturales del país: la identidad criolla.

 

Ahora sólo queda que nos visites y los pruebes para que juzguéis de primera mano que son tan deliciosos como parece.