Noticias

Los secretos de una buena Parrillada Argentina

Los secretos de una buena Parrillada Argentina

Esta noche vienen tus amigos a casa para probar la rica parrillada que les vas a preparar. Seguro estabas leyendo un montón de artículos y viendo vídeos de cómo hacerla, pero, ¡atención! hay algunos secretos que debes saber antes de preparar tu parrillada argentina.

Si empiezas encendiendo el fuego con alcohol, mal vamos. El alcohol es un acelerarte que hará que los brasas duren menos. Así que mejor evita este paso. Es importante que la madera o el carbón que vas a utilizar sea de calidad y se queme lentamente.

No cometas el error de echar el carbón o la madera nueva con la carne ya puesta, mejor espérate que las brasas estén blancas por arriba, y rojas por debajo y después añade la carne.

¡Cuidado con la altura de la brasa! No la bajes mucho porque eso provocará que la carne esté quemada por fuera y cruda por dentro. Eso quizás está bien para otros tipos de carne, pero no para una parrillada argentina donde la clave es que la carne sea jugosa y sabrosa.

Otra cosa muy importante, en cuanto saques la carne de la nevera no debes ponerla directamente en la brasa, sino dejarla un tiempo que se adapte a la temperatura, quítale la grasa y luego échala a la brasa.

Si has visto que en algún sitio pone que la grasa da más sabor a la carne, es mentira. Lo que va a hacer la grasa es ensuciar todo y provocar mucho humo.

Para darle la vuelta a la carne, usa pinzas (no lo hagas con tenedor). Y si quieres saber si la carne está hecha o no, presiónala con el dedo, si recupera la forma rápidamente, está en su punto pero si esto no te sirve entonces corta un pequeño trocito y pruébala.

Tienes que tener muy en cuenta que esta carne hay que prepararla lentamente, con paciencia, dándole muchas vueltas, así que ponle algo para picar a tus invitados mientras están esperando.

Ahora cuando  ya tienes hecha tu parrillada, es muy importante cómo las vas a servir. Sírvela en una tabla de madera, si no quieres que se enfrié rápidamente.  Y por último,  añade cuenquitos de salsas aparte, pero no la eches por encima.