Noticias

Preparar la mejor carne a la parrilla

carne a la parrilla

Preparar carne a la parrilla no es algo que deba dejarse a la improvisación. Conseguir que la carne esté perfecta requiere seguir una serie de pasos. Te contamos las claves para preparar la mejor carne a la parrilla argentina. Un clásico argentino que hará que marques la diferencia en tus barbacoas.

  • ¿Cuántas personas van a venir a la barbacoa?: este primer paso es muy importante, ya que la cantidad de carne dependerá del número de invitados. Aunque no sepamos un número exacto, es recomendable saberlo de forma aproximada. Lo normal son unos 350-400 gramos de carne por persona entre los entrantes (chorizo, panceta o alitas de pollo) y las carnes principales que se vayan a asar.

Por ejemplo, para diez personas serán necesarios entre 3 kilos y medio o 4 kilos de carne.

  • Características que debe tener una buena parrilla: una parrilla de hierros redondos es una buena elección porque permite que la grasa escurra y la carne a la parrilla argentina no se quede fría. Este tipo de parrillas, además, permite regular su altura para controlar el calor que la carne recibe.
  • Las brasas perfectas: podemos resumirlo en tres palabras: paciencia, distancia y tiempo. Es decir, brasas ya maduras, blanquecinas o grisáceas, parrilla no muy cerca de las brasas y tiempo para que las carnes se hagan lentamente hasta que estén en su punto. De no hacerlo así, la carne estará sin cocinar por dentro y quemada por fuera.
  • ¿Cuándo colocar cada corte de carne en la parrilla?: lo decíamos en el punto anterior: el mejor momento para colocar la carne  argentina es justo cuando las brasas adquieren el color blanquecino. También dependerá del tipo de carne. Las salchichas parrilleras, chorizos y morcillas son de cocción rápida, por lo que no se colocan al principio. Lo recomendable es colocar en primer lugar los cortes con hueso, siempre al lado del fuego para darles la vuelta) y as carnes más “gordas”, a fuego lento para que se cocinen lentamente.
  • La elección de una fuente de calor: lo mejor y más seguro es el carbón, ya que las brasas duran mucho y se mantiene una potencia constante.
  • Preparación de la carne: de nada sirve tener la parrilla bien preparada si luego no cuidamos el estado de la carne antes de empezar a prepararla. Para ello, la carne debe estar a temperatura ambiente al menos una hora antes de asarla. Y si queremos aromatizar la carne, podemos meter alguna hierba aromática (como tomillo o romero) en los laterales de la barbacoa.
  • La sal y las especias: a la hora de aderezar la carne, existen tanto partidarios, que recomiendan tanto sazonar las carnes una vez cocinadas y añadir condimentos y especias como pimienta negra, ajo en polvo y hierbas aromáticas, como detractores, que prefieren la carne sin ningún tipo de aderezo para que sean los propios invitados quienes decidan si hacerlo o no una vez la parrillada está lista.

También te puede interesar:

Diez cosas que no debemos hacer cuando preparamos un asado argentino.