Noticias

¿Cómo preparar salsa criolla?

salsa criolla pasiones argentinas

Preparar salsa criolla es algo no tan complicado como pueda parecer, y que nos introduce en el fabuloso mundo de la cocina latinoamericana, con sus ricos antecedentes incas y de otras culturas indígenas prehispánicas, su mestizaje, su variedad de referentes y su sabroso paladar. La salsa criolla es un acompañamiento típico de la gastronomía de Argentina, pero también de Uruguay y Perú, aunque se puede encontrar en diferentes ciudades latinoamericanas con ligeras variaciones debido a la sencillez de su preparación y su delicioso sabor. Por lo tanto, constituye una de las señas de identidad más características de la gastronomía rioplatense y sudamericana, así como uno de sus componentes más apetecidos.

 

Esta salsa se suele usar para acompañar y aderezar los cortes de asados y las carnes a la parrilla, así como el famoso choripán argentino. Del mismo modo, también se puede comer en tostadas de pan, así como de aperitivo antes de las comidas. Por ese motivo, es habitual encontrarlo en las mesas de muchos restaurantes como aperitivo entrante antes de cualquier comida o cena, como en nuestro restaurante argentino.

 

Los orígenes de la salsa criolla, según todo parece indicar, se hallan en el Perú, país caracterizado por el mestizaje de lo quechua-incaico con lo español y africano: no en vano allí es muy popular el dicho “Quien no tiene de inga, tiene de mandinga”. Pero, al igual que sucede con el pisco (viejo litigio etílico entre Chile y Perú) estas atribuciones históricas levantan ciertas pasiones nacionales, por lo que no vamos a abundar mucho en ello. Sin embargo, hay que dejar bien claro que existen variantes nacionales o más bien étnicas de esta salsa:

  • En el Perú, el adobo criollo se prepara con cebolla roja cruda (lo que en España denominamos cebolla valenciana), ají (el chile de los mexicanos, un tipo de guindilla) amarillo y/o ají limo (variedad de chile picante caracterizado por su aroma alimonado) y limón, que, como bien sabrán aquellos lectores aficionados a la cocina peruana, es componente fundamental y característico del país de Túpac Amaru y Velasco Alvarado. En Perú es más común cortar los ingredientes a la manera de una juliana fina (como en nuestra ibérica sopa juliana)
  • En Río de la Plata, es decir: Argentina y Uruguay, los ingredientes más habituales son: cebolla, morrón (es decir, pimiento común, que puede ser rojo o bien verde, o incluso de ambas variantes indistintamente), tomate, y especias y condimentos variopintos (aceite, vinagre, sal, chile molido, comino, pimienta).

 

A continuación os contamos qué ingredientes se necesitan para preparar una deliciosa salsa criolla al más estilo argentino, así como el modo de hacerla:

 

Ingredientes para preparar salsa criolla

 

La cantidad de ingredientes para preparar el adobo criollo dependerá de cuánta salsa queremos preparar. Dependiendo de la variación, pueden tener algún condimento diferente añadido, pero la receta clásica argentina es la siguiente:

 

· Dos tomates, firmes y maduros.

 

· Una cebolla.

 

· Un pimiento verde.

 

· Un pimiento rojo.

 

· Aceite de oliva.

 

· Vinagre.

 

· Sal.

 

· Un diente de ajo, o ajo en polvo, según el sabor que queramos obtener, más o menos fuerte.

 

· Pimienta y perejil al gusto.

 

¿Cómo hacer la salsa criolla?

 

Si bien el modo de preparar el adobo criollo no es complicado, ya que no necesitamos cocer ni freír ningún alimento, sí debemos seguir una serie de indicaciones para que el resultado sea el mejor posible.

 

Para pelar los tomates, es de ayuda hacer un pequeño corte en forma de cruz en la base del tomate y después dejarlos en un recipiente con agua muy caliente, casi hirviendo, durante unos minutos. Después, los introducimos en un recipiente de agua muy fría, para evitar que se cocinen y que luego la piel se desprenda con facilidad simplemente con tirar de la piel del corte que hicimos previamente.

 

Una vez pelados, debemos cortar los tomates por la mitad para poder quitar todas las semillas, y una vez quitadas, cortar los tomates en cubos pequeños. Seguiremos el mismo procedimiento con los pimientos, tanto rojo como verde, quitando todo el interior del pimiento hasta dejarlo limpio para cortarlo en cubitos.

 

También cortaremos la cebolla en cubos de pequeño tamaño. Lo ideal sería que tanto el tomate como los pimientos y la cebolla estén cortados con el mismo tamaño. Después, añadiremos el diente de ajo cortado en trozos, lo más pequeño que sea posible, o espolvorearemos el ajo en polvo al gusto.

 

Para finalizar, lo juntaremos todo en un bol y añadiremos aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta, así como perejil si nos gusta su sabor. Para esta cantidad, lo adecuado sería una cucharada sopera de aceite, media de vinagre, y sal y pimienta al gusto.

 

Como recomendación, lo dejaremos durante una hora en la nevera (bien cubierta, por ejemplo con película de plástico trasparente) para que la mezcla repose, y así la conservaremos. Esta es la mejor manera de que preparar salsa criolla nos sea de provecho durante unos días más.