Noticias

El dulce de leche, el postre más dulce de Argentina

dulce de leche

El dulce de leche argentino es, sin ninguna duda, uno de los postres más típicos y conocidos de la República Argentina. De hecho, puede decirse que es, como el alfajor, una verdadera bandera repostera del país, un dulce que es emblema nacional indiscutido.

 

Es difícil establecer el verdadero origen del dulce de leche, pues muchos países se atribuyen su invención. En Argentina, la fábrica La Martona, de Vicente Casares, fue la primera del país en elaborar este postre de forma industrial.

 

A partir de ese momento, en el año 1902, el dulce de leche comenzó a comercializarse en las lecherías de Buenos Aires.

 

 

Sin embargo, los orígenes históricos de este dulce se remontan siglos atrás, y resultan, como arriba hemos apuntado, un tanto oscuros:

  • En el año 1998, Víctor Ducrot sostuvo que el dulce se originó en la Capitanía General de Chile de la época virreinal española, y de allí llegaría hasta Cuyo y Tucumán. Su destino inicial, sintomático en verdad, sería el de rellenar alfajores, o sea la otra bandera nacional de la repostería argentina. Tal origen colonial y criollo y tal primigenio destino del dulce de leche lo impregnan mucho más si cabe de identidad nacional, a pesar de su primer útero chileno.

 

  • En Minas Gerais (Brasil) se encuentra un relato sobre la fabricación de dulce de leche, cuya datación es de 1773, en pleno virreinato portugués.

 

  • En el Museo Histórico Nacional se encuentra un documento que data el origen de esta delicia repostera en el llamado Pacto de Cañuelas entre el sangriento y semilegendario dictador criollo Juan Manuel de Rosas y su hermano, y enconado adversario político, Juan Lavalle. De ahí que a día de hoy el municipio de Cañuelas se envanezca de ser la cuna y hogar solariego del dulce de leche argentino.

 

El dulce de leche es uno de los postres más solicitados en nuestros restaurantes argentinos de Las Rozas y Alcobendas, donde nuestros clientes pueden encontrarlo como crepes de dulces de leche. Este postre lleva el sello de “Patrimonio Cultural, Alimentario y Gastronómico Argentino” junto con el vino tinto Malbec, la yerba, la empanada y el asado.

 

En la referida ciudad de Cañuelas (provincia de Buenos Aires), también se realiza anualmente la Fiesta del Dulce de Leche, declarada de interés Turístico Nacional. De su aprecio por los argentinos se deriva el hecho conocido de que los dulces argentinos con dulce de leche sean tan afamados como prolíficos.

 

Este postre, de fácil preparación, es una salsa de jarabe espeso y de sabor muy similar al caramelo.  La diferencia con este es que, mientras que el caramelo se elabora calentando el azúcar, el dulce de leche se prepara calentando leche condensada endulzada. En contra de la idea previa de mucha gente, el dulce de leche es un postre dulce que no empalaga, gracias a su sabor lácteo y aromático. El dulce olor característico a leche y caramelo tostado impregna el ambiente. No menos característicos su aspecto sedoso y su textura. 

 

Su elaboración y consumo no se limita únicamente a Argentina. Puede encontrarse en diferentes países bajo diferentes nombres: doce de leite (Brasil); manjar blanco (Chile, Perú y Bolivia); arequipe (Colombia, Venezuela); confiture de lait (Francia); milk jam, milk sweet o caramel spread (en los países de habla inglesa); cajeta (México); caramel (Sudáfrica); fanguito (Cuba) o rabadi (India) por poner algunos ejemplos.

 

Además, los dulces argentinos con dulce de leche son abundantes, y este puede hallarse en algunos de los más emblemáticos postres del país de Gardel y Borges:

 

  • Los alfajores, por supuesto.

 

  • Los panqueques, suerte de crepes argentinas, muy apetecidas y devoradas por la dulcera población autóctona. Se puede combinar con otros tantos rellenos, como el chocolate.

 

  • La chocotorta. Originaria de la revuelta (y, para la Argentina, muy trágica) década de los 70, en que se inventó para promocionar una nueva crema de queso. Se elabora con galletas de chocolate, crema de queso, leche, y dulce de leche argentino.

 

Además del dulce de leche, la pastelería argentina tiene también otros muchos postres típicos que, aunque más desconocidos, son igualmente irresistibles.

 

El dulce de leche es un postre imprescindible en la carta gastronómica de cualquier restaurante argentino del mundo. Un postre que todos nuestros clientes podrán disfrutar en nuestros restaurantes de Las Rozas y Alcobendas.