Noticias

Las mejores salsas para acompañar carnes

Salsas para carne

Las salsas para carnes son uno de los mejores acompañamientos para este tipo de alimento, sin duda alguna, y la experiencia de los buenos paladares así lo confirma.

 

Siguiendo nuestras guías de los mejores acompañamientos para los platos de carne, hoy os contamos algunas deliciosas salsas que potencien el sabor de la carne que acompañen.

 

Ciertos ingredientes, como el queso, el vino o la pimienta, siempre nos vienen a la mente cuando hablamos de salsas para carnes, sean del tipo que sean. La importancia de acompañar la carne con una salsa es tal ya que puede cambiar el gusto de un plato entero, dictaminando que nos guste o no nos agrade.

 

Si bien es cierto que no deberíamos acompañar carnes con un sabor muy potente con salsas demasiado fuertes o densas, ya que podríamos estropear tanto una buena carne como una deliciosa salsa. Aquí, la armónica combinación del plato y su acompañamiento (en este caso, una buena salsa que lo riegue) es fundamental para realzar el sabor de ambos.

 

Hoy os traemos algunas salsas que son perfectas como acompañantes de carne, para todos los gustos, de elaboración casera para los que quieran probar cosas nuevas diferentes a la salsa barbacoa o kétchup:

 

·Salsa Roquefort:

La salsa para carnes por excelencia, esta salsa de origen francés tiene como ingrediente estrella el queso Roquefort y que puede hacerse simplemente calentando este queso hasta derretirlo, aunque la receta habitual es suavizarlo con un poco de nata líquida y, si queremos, darle un toque especial con un poco de nuez moscada.

 

Como suele suceder en las salsas para acompañar carnes como para otros alimentos, los quesos son muy apreciados por el buen connaisseur. Y Francia, capital de los quesos, nos aconseja contar con el roquefort para estos menesteres: por algo será.

 

Aunque suele ser usada para acompañar carne de vacuno –además de la famosa receta de pollo al roquefort–, esta salsa es perfecta para todo tipo de carne, incluso para platos de pasta y ensaladas. El prestigio de la salsa roquefort se ha ido expandiendo a lo largo de los últimos decenios, y no es casual, pues resulta un excelente compañero para los platos más dispares y variopintos.

 

·Salsa al vino tinto:

Esta salsa suele usarse para asados, estofados y guisos de carne, y si bebemos el mismo vino que hemos usado en la salsa mientras disfrutamos del plato, habremos cumplido una de las reglas de cocinar con vino, tal y como os contamos anteriormente en nuestra noticia de cómo elegir el vino perfecto para cada tipo de carne.

 

Las combinaciones de vino con alimentos son uno de los rasgos fundamentales que identifican al buen gourmet y que lo distinguen de eso que los franceses llaman un gourmand (es decir: un mero glotón, que lo mismo le da beber vino blanco que tinto con las carnes o con los platos de pasta). Además, podremos disfrutar de los beneficios nutricionales del vino: cuando se cocina con este, se evapora el alcohol (que al fin, son de por sí, calorías vacías), y se queda lo mejor de un caldo a efectos alimenticios: las vitaminas.

 

Existen muchas maneras de hacer salsas, y este es un ejemplo de ello. Podemos mezclar el vino con harina para que espese, además de agregar algo de caldo que hayamos sacado de la carne, añadiendo sal y pimienta al gusto para finalizar.

 

·Salsa de champiñones:

Otro ejemplo de salsa que, además de para carnes, también es perfecta para acompañar pastas o ensaladas. Variando en cantidades o ingredientes, la estrella de esta salsa son los champiñones, como no podía ser de otra manera.

 

Cuando los champiñones estén en su punto, añadimos nata, pimienta y, si queremos darle un toque especial, un poco de nuez moscada y una cucharadita de vino o brandy. ¡Muy poquito!, pero potenciará el sabor y hará de la salsa un manjar. Por su sabor, es una salsa que suele ser elegida para acompañar, sobre todo, solomillos de cerdo.

 

Tanto las setas como el brandy dan un sabor muy jugoso para el acompañamiento de los platos cárnicos, y es bueno que el amante de la buena cocina los incorpore a su labor para dar un buen toque de sofisticación a las salsas para carnes.

 

·Salsa chimichurri:

Esta salsa argentina aporta un toque picante al plato, que suele ser una opción muy escogida en carnes a la brasa o a la parrilla. El chimichurri se compone de ingredientes como el pimentón, vinagre, orégano y guindilla, por lo que se puede deducir que esta salsa puede que no sea la adecuada para paladares sensibles.

 

En efecto, se trata de una de las salsas para acompañar carnes más picantes que pueda haber, al menos en los países hispánicos (a excepción de México, como tampoco nos atrevemos a incluir en este baremo a La India), por lo que es ideal para los que aman los sabores fuertes.

 

·Salsa de frutos rojos:

Esta salsa da un toque diferente a los platos de carne, debido a su sabor, que compagina con el de la carne, muy usada para acompañar solomillos de ternera. Es una de las mejores y más refinadas salsas para acompañar carnes.

 

Además, es muy sencilla. Solamente tendrás que elegir los frutos rojos que más te gusten, como las fresas o las frambuesas, y pocharlas junto a un poco de vino tinto, agua, y si quieres también cebolla. ¡Deliciosa!

 

En Pasiones Argentinas, como expertos en carne, te damos los mejores consejos para disfrutar de este maravilloso alimento.