Noticias

Los diferentes tipos de carne más consumidos

¿Cuáles son las carnes más consumidas?

Conocer los tipos de carnes es importante, pues los nutrientes o la forma de cocinarlas varía considerablemente según se trate de carne de ave, carnes de cerdo, carnes rojas, etc. Además, tanto el aspecto alimenticio como en el culinario, la variedades de carne muestran la mucha disparidad y riqueza de este tipo de alimentos para quien gusta de ellos y sabe disfrutarlos.

 

La carne es un alimento muy completo cuyas variaciones siempre tienen que estar presentes en cualquier dieta, a no ser que ésta sea vegetariana o vegana, que entonces será sustituida por otro tipo de alimentos que aporten los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

 

Carne cruda

 

En algunos países, como Italia, se toman las debidas precauciones y con el debido adobo o con una buena sazón, se consumen determinadas carnes rojas, crudas y cortadas en finas lonchas. Ello es posible únicamente con un determinado tipo de productos cárnicos. Y es que se pueden lograr los platos más sorprendentes según sepamos con qué material concreto estamos cocinando.

 

Por estas y otras muchas razones, es importante saber distinguir entre los tipos de carne para conocer las diferentes opciones que tenemos a la hora de elegir un tipo de alimento u otro. Cada variedad tiene más cantidad de nutrientes que otra, mientras que otras tienen más grasa o aportan más calorías.

 

Para conocer los diferentes tipos de carne que existen y sus beneficios, sigue leyendo:

 

¿Carnes rojas o carnes blancas?

 

Para comenzar a conocer los diferentes tipos de carne debemos conocer la clasificación principal de las mismas, ya que existen dos categorías: carnes rojas, o carnes blancas.

 

Tanto las carnes rojas como las carnes blancas nos proporcionan un excelente aporte de proteínas de alta calidad y por este motivo su consumo es importante de cara a mantener una dieta equilibrada. Además de este aporte conocido por, generalmente, toda la sociedad, también constituyen un gran aporte de minerales y vitaminas esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

 

Carnes rojas

 

Este es sin duda el tipo cárnico que más leyenda negra arrastra, pese a tratarse de una de las carnes más consumidas en el mundo. Lo cierto es que consumiéndola con moderación –como mucho una vez por semana-, puede aportarnos algunos beneficios, como proteínas y fibra en abundancia.

El grupo de las carnes rojas lo formarían la carne de buey, la carne vacuna, la carne de cordero o la carne de cerdo, además de carnes como la de caballo o ciervo, en especial cuando son adultos, y las propias vísceras.

 

Las carnes rojas contienen mayor cantidad de hierro, así como grasa y purinas. Las purinas son producto de la degradación de las proteínas y contribuyen a la formación de ácido úrico. Por eso, es habitual escuchar que los enfermos de gota deben controlar el consumo de variedades de carne roja. El tono rojizo oscuro de este tipo de carnes es debido a la existencia de mioglobina, una proteína que interfiere en el procesamiento del oxígeno, y cuya pigmentación justifica la tonalidad de estas carnes ricas en esta proteína.

 

Por su mayor cantidad de grasa y sangre, este tipo de carnes son por sí solas más sabrosas que las carnes blancas.

 

Entre ellas, la carne de vacuno es particularmente rica en ácido oleico, una grasa saludable que se encuentra, por ejemplo, en el aceite de oliva. Es por ello que su consumo moderado puede ser beneficioso para nuestro organismo.

 

Carnes blancas

 

Cuando hablamos de carnes blancas, nos referimos a la carne de pollo, de pavo o de conejo. Las carnes blancas pueden ser rojas dependiendo del animal y su edad, así como la parte del cuerpo de la que sea la pieza de carne. En esto último nos referimos a la carne, por ejemplo, de cordero o de cerdo.

 

El consumo de carnes blancas es generalmente más saludable que el consumo de las carnes rojas. La carne blanca contiene similar valor nutricional que las carnes rojas, pero aportan menos grasa y menos purinas, que como hemos comentado anteriormente son dañinas al organismo si su consumo no es controlado. Es nutritiva y baja en calorías, pero también hay que apuntar a que existe una bien conocida y malsana tendencia en el mercado actual a alimentar a las aves de manera insana e incluso antihigiénica, e incluso a inyectarles hormonas para que engorden más. Es por ello que hemos de ser cuidadosos en la elección, pues, pese a tener mejor fama que la carne roja en lo que respecta a nuestra salud, también suele ser víctima de una mayor manipulación. Al tratarse, por ejemplo el pavo y el pollo, de las carnes más consumidas en el mundo, también son presa de una sobreproducción acelerada en granjas industriales, lo que, demasiado a menudo, puede conllevar un menoscabo de su calidad. De ahí que, en este tipo concreto de carnes, sea especialmente fundamental una cuidadosa elección.

 

Los tipos de carnes más consumidos

 

Una vez conocemos la gran y básica clasificación de los tipos de carne que hay, podemos comenzar a profundizar algo más en las variedades de carnes que son más consumidas a nivel occidental.

 

Carne vacuna

Sin duda, la carne de origen vacuno es la más consumida con diferencia. Aunque rica en ácido oleico y demás nutrientes, debemos tener en cuenta que este tipo de carne pertenece a la clasificación de las carnes rojas, por lo que su consumo debe estar controlado y equilibrado con una dieta balanceada.

 

Los filetes de ternera o las hamburguesas son los dos variantes más habituales de la carne vacuna.

 

Carne porcina

La carne porcina o proveniente del cerdo es muy consumida, sobre todo en España por el delicioso jamón que tenemos y nos hace ser envidia de otros países. Además, el bacon o las costillas de cerdo son productos muy demandados. La carne porcina puede ser de cualquier parte del cuerpo del cerdo, ya que de este animal se suele aprovechar casi todo.

 

Carne de aves

Entre los distintos tipos de carne de aves, la carne de pollo es la más demandada por su buen valor nutricional, su sabor que puede potenciarse con cualquier especia o salsa, y además, su bajo nivel en grasa. Aunque la carne de pollo es carne blanca, no todas las carnes de aves lo son. La carne de aves de caza, como la codorniz, son consideradas carnes rojas.

 

Carne de conejo

La carne de conejo es muy saludable, teniendo un mínimo porcentaje de grasa y numerosos nutrientes, como vitamina B, muy presente en esta carne.

 

Carne ovina

La carne de oveja o de cordero es también considerada como un tipo de carne saludable a pesar de ser carne roja. La carne ovina es muy rica en nutrientes como vitamina B, selenio y zinc. Además, tiene una proporción óptima entre ácidos grasos omega 3 y omega 6. 

 

En nuestro restaurante argentino podrás encontrar los tipos de carnes siempre de la mejor calidad del mercado.