Noticias

Platos típicos argentinos: ¿cuál es su origen?

Las comidas de origen argentino tienen a menudo unas raíces históricas y culinarias ciertamente insospechadas. Aquí hablaremos de platos que todo el mundo cree o repunta por absoluta e indiscutiblemente hijos del país de Cortázar y Maradona. Son clásicos de la cocina local y millones de comensales los asocian con nuestro país, pero sus raíces no siempre están acá.

 

Forman parte de la carta en cualquier restaurante argentino y la mayoría de los adultos puede afirmar que los comen desde chicos, pero ¿de dónde vienen los platos típicos argentinos? La Argentina es un crisol de variadas culturas: sobre un sustrato hispánico, criollo, gaucho e indígena (sobre todo en determinadas zonas, como Salta y Mendoza, entre otras), se ha asentado posteriormente una gran variedad de culturas y etnias, sobre todo a partir de finales del siglo XIX, en que los más diversos países, fundamentalmente europeos, extienden su influencia cultural sobre la República latinoamericana: la inmigración española, italiana, turca, etc, ha dejado una honda huella en esta nación. Pero también los efluvios culturales y gastronómicos de países vecinos (como Brasil o Paraguay) dejan su visible impronta en la cocina argentina.

 

El programa "Cocineros Argentinos" causó una polémica considerable en estos días que cruzó la frontera por su "Choclotorta", que no es otra cosa que una variante del chipá guasú, un plato clásico de Paraguay, lo que despertó un gran revuelo en el país vecino. Esta torta de maíz es en realidad paraguaya (como ya su primigenia nomenclatura guaraní está mostrando de modo flagrante), por lo que los recelos típicos entre pueblos vecinos, en este caso por tal insólita apropiación culinario-cultural, han llevado consigo cierta polvareda.

 

Pero ésta no es la única delicia extranjera que el paladar argentino adoptó con ganas. En esta nota, repasamos los clásicos nacionales que lejos están de ser nativos pero así conocemos, un poco más, cuál es el origen de los platos argentinos que aquí os citamos.

Torta frita

Es un clásico de la cocina criolla que se come en toda América Latina, pero no es una herencia española sino alemana. Es otro plato de raíces insólitas entre las comidas de origen argentino, en este caso un origen autóctono más insólito que real.

 

Los inmigrantes alemanes que llegaron entre los siglos XIX y XX (los últimos de ellos, a consecuencia de la II Guerra Mundial) trajeron sus Kreppels, pero se encontraron con que la torta frita ya estaba radicada en el sur desde los tiempos de la colonia.

 

En Chile y la región de Cuyo son sopapillas por la deformación de la palabra "Suppa" ("pan mojado", en alemán), en Perú son cachangas y en el noreste argentino son chipá cueritos.

Milanesa

Muchas historias dicen que la “cotoletta” a la milanese es el principio remoto de nuestra milanesa, aunque elaborada con hueso y frita con manteca. Que además la hagamos "a la napolitana" en estas latitudes es el resultado de la viveza criolla bien aplicada. Y, por supuesto, del mestizaje culinario y cultural y el influjo italiano típicos de la Argentina de hoy.

 

Otros relatos también la vinculan a un regalo de Austria, la Wiener Schnitzel es justamente un "escalope al estilo Viena". También esta influencia es vástaga de la inmigración centroeuropea en el cono sur de América Latina y es otra de las insospechadas raíces del origen de los platos argentinos.

Bife de chorizo

Llamado entrecot en países como España o Uruguay, para comerlo en Estados Unidos hay que pedirlo como New York Ribeye Steak. El entrecot es un corte de carne sumamente presente en las más variadas latitudes, pero sobre todo en países occidentales.

 

El origen de este nombre de la gastronomía argentina, es un misterio. Habría que remontarse décadas atrás cuando el carnicero cortaba la res, sacaba el bife entero, lo metía en mallas y lo colgaba en la cámara. A este trozo de carne, por su aspecto, parecía un chorizo. Para identificar al corte, los ayudantes de sala pedían que le trajeran el “bife chorizo”, al que más tarde se le agregó la preposición y quedó como actualmente se le conoce hoy, aunque nada tenga que ver con un chorizo.

 

No confundir con el Ribeye, u "ojo de bife" a secas, que es otro corte de la misma zona del animal.

Tamales

Según los arqueólogos Taube, Saturno y Stuart los tamales datan del año 100 a.C. Aunque el origen de este plato argentino puede variar de un país a otro, no hay evidencia de a donde fue la migración del mismo.

 

Su receta puede variar desde Argentina hasta México, pasando por Perú o Nicaragua ya que es un resabio -delicioso- del encuentro entre la gastronomía española y la americana.

Así, todos los países de América Latina tienen su versión del recado cubierto de harina de maíz hervido en una hoja (chala en el caso de la versión local).

Pastelitos

Como si la elección entre batata o membrillo no fuese lo suficientemente dura, hay quienes los prefieren rellenos con carne, siempre fritos.

 

Su historia se remonta a 1810, más concretamente se habla del 25 de Mayo, cuando Argentina formó su primer gobierno patrio. Relatos de esa época cuentan que ese día, algunas damas transportaban en su cabeza canastas llenas de pastelitos para festejar este acontecimiento histórico y a su vez gritaban: “pastelitos calientes que queman los dientes”. Aunque esta receta colonial sencilla, que no requiere muchos ingredientes, es una incógnita.

 

Las comidas de origen argentino ponen de manifiesto ese fructífero y sabroso cruce entre numerosas culturas que es la base de la nación argentina. Una mezcolanza sumamente jugosa y con personalidad propia. Acércate a tu restaurante Pasiones Argentinas más cercano (Las Rozas, Boadilla o Alcobendas) y degusta la verdadera comida argentina. Te enamorarás de la gastronomía del país.