Noticias

Provoleta a la parrilla, un clásico argentino

provoleta a la parrilla

La provoleta a la parrilla es un auténtico emblema o enseña nacional de la cocina argentina. Cuenta con dos elementos fundamentales que entroncan con el ser y la personalidad históricos de la nación de Gardel y Cortázar: por un lado, el asado, que data de los tiempos de la conquista española y está omnipresente tanto en la tradición gaucha de mestizaje de lo español e indígena o indoamericano argentino. Y por el otro, acusa la gran influencia italiana en la cultura nacional, y también en la vertiente gastronómica de esa cultura. Un influjo que llega a la Argentina con las grandes oleadas migratorias europeas de finales del siglo XIX y primer tercio del XX. Una época de grandes convulsiones y grandes metamorfosis en la sociedad del país, y también en sus especialidades culinarias. Lo que se dice una deliciosa manera de adentrarse en los procelosos caminos del turbulento siglo XX.

 

Pero ¿qué es exactamente la provoleta? Se trata, como ya hemos apuntado, de otro de los grandes clásicos de la gastronomía argentina, y uno de sus platos más cocinados, frecuentados y apetecidos. El nombre, que proviene del plato italiano y archiconocido queso provolone, es una de las señas de identidad y todo un clásico de la gastronomía argentina a la parrilla. Es un queso que fue creado ex profeso para el asado: es decir, para maridarse con una venerable tradición autóctona que tanto peso tiene aún hoy en las mesas de todo el país. Es un queso creado con leche adecuadamente acidificada en el que se han cultivado bacterias lácticas (como en los yogures), y que se coagula de tal modo que desprende un aroma específico y posee un sabor asimismo inconfundible.

 

No hace falta pensar mucho para acordarnos de cómo es la provoleta: superficie redonda, perfecta, de un amarillo pálido que se ablanda poco a poco a medida que el asado avanza. La provoleta es un queso de textura firme con un sabor suave y un toque ahumado. Y la provoleta a la parrilla es la más célebre preparación de tal queso.

 

Según la tradición italiana, hay dos variedades de este tipo de queso: el Picante y el Dolce, que es el utilizado en las parrillas argentinas. Tirando de archivo, muchos argentinos dicen que el provolone que comían décadas atrás no es el mismo que se come en la mayoría de asados rioplatenses.

Provoleta a la plancha: un bocato di cardinale

 

A la hora de preparar el queso provoleta, en muchos sitios podemos encontrar diferentes tipos de especias sobre el queso antes de ponerlo a asar. La más común es el orégano, que se presiona sobre la cara fría del queso con el objetivo de que el aliño se mantenga en el queso y no se caiga.

 

En la mayoría de restaurantes argentinos encontramos parrilladas con una amplia variedad de provoletas: con aceitunas picadas, con orégano, con albahaca fresca, a la napolitana o con pimientos asados, entre otras. La gran variedad de la preparación y presentación hace aún más apetecible si cabe este manjar italiano aclimatado a, y reinventado por, la gastronomía rioplatense.

 

Fieles a la más verdadera gastronomía argentina, en Pasiones Argentinas preparamos un delicioso queso provoleta y nuestro provoleta especial, auténtico queso italiano a la parrilla acompañado con jamón cocido, tomate, orégano y pimientos asados.

 

No dudes en paladear la provoleta a la parrilla, y más si eres aficionado al queso. No te defraudará.

 

¡Pásate por nuestros restaurantes de Las RozasAlcobendas y Boadilla y disfruta del mejor queso provoleta a la parrilla! La mejor gastronomía argentina, sin cambiar de continente.